Periodista asesinado

pistolaabc.pngEjercer el periodismo en México es tan peligroso como en Irak; la referencia es la incidencia de asesinatos ocurridos contra reporteros en los últimos años. Apenas el 7 de abril pasado mataron al corresponsal de Televisa en Acapulco, Guerrero (un estado al sureste del país), Amado Ramírez, quien había realizado una investigación sobre la ejecución de varios policías en la ciudad donde vivía. Pero no quiero reducir el efecto de una muerte a una cantidad porque parece que las listas negras de las bajas de reporteros son los números alegres de los detractores del mejor oficio del mundo cuando, claro está, se ejerce con libertad. La cantidad no puede suplir un fenómeno social brutal porque ninguno de los asesinatos ocurridos contra periodistas en los últimos 30 años, en México, no ha sido aclarado. No quiero hacer otra vez la pregunta cándida, estúpida, que siempre hacen cuando suceden estos hechos: ¿por qué? La respuesta la tenemos: porque el gobierno corrupto, junto con los policías corruptos, aliados con narcotrafiantes y poderosos, no van a denunciarse, no van a destapar sus enormes y grandes negocios. No se aclaran porque los asesinos no se denuncian entre sí. Son actos de amenaza, del poder del plomo, de los hijos, nietos y bisnietos de la corrupción. A los periodistas nos toca actuar con inteligencia ante ellos, descubriendo sus puntos más vulnerables, mientras los dueños de nuestras empresas, por supuesto, nos lo permitan.

Anuncios

Publicado por

bakará

Periodista GNU, en reposo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s